arrugas 670x446 - Los beneficios del láser en las arrugas de los párpados

Dra. Bárbara G. McCree D.

¿Cómo puedo reducir o mejorar las arrugas finas de los párpados? Esta es una de las consultas más frecuentes que recibimos en Clínica Dermoestética. Ya sea por edad, por foto envejecimiento prematuro, por la pérdida súbita de peso o por otra causa, se pierde el tejido de sostén de la zona creando flacidez, lo cual se traduce arruguitas.

Las arrugas al costado de los ojos, las famosas “patas de gallina” o arrugas perioculares, se pueden tratar muy bien con Botox. Sin embargo, las arrugas de los párpados son tan finas que no responden bien a este tratamiento, creando el efecto de tener la mirada cansada, triste o de hacer que el paciente se vea de más edad.

Afortunadamente, dentro de las opciones existentes para tratar esta condición se ha desarrollado un método efectivo, seguro, mínimamente invasivo y duradero. Esta es la tecnología láser.

Contamos con tres opciones de tratamiento láser que se pueden aplicar según la necesidad de cada caso. Podemos describirlos según la intensidad del tratamiento y la necesidad del paciente. Por ejemplo, se puede usar el láser de pulso largo para calentar el tejido y de esta manera estimular el crecimiento del tejido de sostén por efecto post inflamatorio; este es un tratamiento que se considera leve ya que es prácticamente imperceptible: el paciente nota el cambio con el transcurso de las sesiones; no es doloroso, casi no enrojece la zona y se puede realizar una vez por mes hasta seis sesiones máximo.

El tratamiento de Clear Lift es más moderado. Además de calentar el tejido realiza una exfoliación leve y no es doloroso; puede dejar una rojez de leve a moderada con una inflamación o edema por un periódo de menos de tres días. También suele realizarse una vez por mes en tres sesiones. 

En los tratamientos de mayor intensidad se usa un láser ablativo, ya sea total o fraccionado, como el de Erbium, o el de CO2, el cual requiere de un tiempo de recuperación post tratamiento de aproximadamente una semana a 10 días. Debido al tiempo de rojez y la inflamación que produce, este tratamiento se realiza dos o tres veces al año, con un intervalo mínimo de dos meses entre una y otra sesión; se aplica según lo requieran las arrugas que presente el paciente, e incluye además del calentamiento del tejido una ablación de semi ablación (una exfoliación profunda) para cuando las arrugas ya lo requieran.

En conclusión, el láser es una excelente herramienta para tratar las arrugas finas de los párpados, gracias a que ofrece un tiempo de recuperación menor y una mayor efectividad, sobre todo si el paciente no desea someterse, o no es candidato todavía, para una cirugía plástica.