tono y subtono de piel 670x446 - Descubra los tonos y subtonos de su piel

Escoger nuestro maquillaje a veces no es fácil. Primero que nada, tiene que saber qué tipo de piel tiene, si es seca, grasosa o mixta. Luego, si su piel sufre algún problema como rosácea o dermatitis seborreica, por ejemplo, debe usar ciertas cremas y maquillajes que le ayuden a disminuir la inflamación y la descamación.

Después pregúntese qué quiere mejorar, o más bien qué no le gusta de su rostro, ya sean ojeras, manchas, pecas, arrugas, poros dilatados, que su cara es muy ancha y le gustaría adelgazarla o viceversa. Entonces empiece humectando su cara y luego aplicando un polvo o una base dependiendo de su tipo de piel; la base y el polvo que uses siempre debe ser muy similar al color de la piel de su cuello y escote, para que cuando se lo aplique luzca natural.

Su corrector o cubre ojeras debe ser más claro que su tono de piel. A la hora de elegir maquillaje debe conocer dos nociones importantes respecto a su piel. La primera es el tono: el color visible de la piel y lo claro u oscuro que es. La segunda es el subtono, una frialdad o calidez más sutil que se encuentra debajo del tono. Una vez que determine el tono y subtono de su piel podrá elegir bases, iluminadores, rubores, sombras de ojos y lápices labiales que vayan acorde con su piel.

Mire su piel bajo la luz natural para saber cuál es tu tono. El tono de piel hace referencia al primer color visible y a lo claro u oscuro que es. Busque un lugar con iluminación natural y observe atentamente su piel para definir tu tono de forma precisa. Si presenta un color marfil o crema, se le considera clara; si su tono es más parecido a un color caramelo o bronceado, tiene una piel media; y si su piel es color chocolate o moca, esta es oscura.

Determine su subtono utilizando una hoja de papel blanco. Párese delante de un espejo y sostenga una hoja de papel blanco junto a su rostro, comparando ambos tonos de blanco. Si la piel luce más amarilla que el papel, tiene un subtono cálido; si se ve más rosa que el papel, tiene un subtono frío; y si parece color durazno o no es ni amarilla ni rosa, su subtono es neutro.

Observe sus venas para ver más claro su subtono. Si la prueba del papel no le da una respuesta clara, mira las venas de sus muñecas. Párese cerca de una ventana o al exterior y mantenga las palmas de las manos hacia arriba, examinando atentamente las venas de sus muñecas. Si son de un aspecto azul o morado indican que tiene un subtono frío; si son de color verde sugieren un subtono cálido; cuando algunas venas son azuladas y otras verdosas, significa que tu subtono es neutro.

Conocer los tonos y subtonos de su piel le permitirá elegir maquillajes y tratamientos que sean más adecuados para usted, haciendo que se sienta y se vea siempre regia.