Hilos tensores: la gran maravilla del anti-age

Hilos tensores: la gran maravilla del anti-age

¿Ya te empezaron a salir pequeñas arrugas? ¿Todavía no te salen pero estás buscando un tratamiento preventivo que te ayude a mantener la juventud de tu rostro? Entonces los hilos tensores son la solución perfecta para ti. 

La técnica de los hilos tensores ya tiene algunos años siendo una de las favoritas tanto de dermatólogos como de pacientes, pero si tú aún no la conoces, en este artículo te platicaremos sus beneficios para que la aproveches. 

El paso del tiempo en tu rostro

La aparición de arrugas es un proceso natural e inevitable. Es completamente normal que con el paso de los años notes que esos pequeños pliegues aparecen en tu frente, alrededor de los ojos o en mejillas, así como en otras partes del cuerpo. Sin embargo, con técnicas como los hilos tensores es posible disminuir el paso del tiempo y alargar la juventud de tu rostro. 

Hilos tensores, ¿qué son y cómo funcionan?

Como su nombre lo indica, los hilos tensores (a veces también llamados hilos de redensificación facial o hilos mágicos) son filamentos de uso médico que se colocan debajo de la dermis para estimular la formación de colágeno y sujetar la piel. 

¿Cómo se estimula la formación de colágeno?

Como sabes, el colágeno es el elemento que le da juventud a tu piel gracias a que la mantiene flexible, hidratada y la protege de agentes externos como el sol. 

Los hilos tensores estimulan la producción de colágeno de tu propio cuerpo gracias a que, al introducir los hilos, se genera un proceso inflamatorio, lo cual lleva colágeno a los alrededores de los hilos y, con el paso del tiempo, dicho colágeno sustituye los hilos. 

De esta forma, los hilos sirven como una guía para que tu cuerpo sepa en qué puntos específicos deseamos que produzca más colágeno. 

Si los hilos estiran la piel, ¿se forma un bulto en algún otro punto del rostro?

Esta es una de las dudas más comunes respecto al uso de hilos tensores y es muy lógica. Sin embargo, el objetivo de los hilos no es esconder las arrugas, sino permitir que los propios mecanismos anti-age del cuerpo se reactiven. 

Como mencionamos arriba, los hilos estimulan la producción de colágeno, esto trae como consecuencia que el rostro recupere su textura natural y los tejidos mantengan su firmeza. 

En este punto es importante aclarar que los hilos tensores no se recomiendan para eliminar por completo arrugas bastante notorias, sino que son más útiles para el tratamiento de las primeras arrugas que aparecen en la piel y aún no son muy visibles. Por esto, son recomendados como un tratamiento preventivo y para atender casos leves.

Tipos de hilos tensores

Existen dos tipos de hilos tensores dermatológicos, esto de acuerdo al tipo de material. Son los siguientes:

  • Hilos de ácido poliláctico (PLLA): Su característica principal es que tienen espículas, es decir, pequeños ganchitos que les permiten aferrarse en distintas zonas de la piel. Además, cuando se usan este tipo de hilos se suele colocar un número menor. Su periodo de degradación en el cuerpo es de aproximadamente dos años.
  • Hilos de polidioxanona (PDO): A diferencia de los hilos PLLA, los PDO no tienen espículas. Por otro lado, se pueden colocar más hilos en una sesión. En cuanto al tiempo de degradación, su periodo es de 6 a 8 meses. 

Los resultados del uso de estos hilos son prácticamente los mismos. Lo único que varía es el procedimiento de colocación. 

Beneficios y cuidados

Antes de la aparición de los hilos tensores, la opción para eliminar arrugas era la cirugía de lifting facial, sin embargo, tenía los riesgos propios de todo procedimiento quirúrgico. En el caso de los hilos, se pueden colocar en una clínica especializada en una sola sesión. Otros de sus beneficios son:

  • Solo se requiere anestesia local.
  • Es un procedimiento mínimamente invasivo.
  • Los resultados son visibles y su duración depende del tipo de hilo usado.
  • No deja cicatrices.
  • El número de hilos, dirección y tensión de los hilos depende de las necesidades de cada paciente. 
  • Es posible combinarlo con otros tratamientos, por ejemplo, de ácido hialurónico o toxina botulínica para multiplicar los resultados.
  • Se puede aplicar en estas partes del cuerpo:
    • Abdomen
    • Arco mandibular y mentón
    • Brazos
    • Cuello
    • Glúteos
    • Mejillas
    • Papada
    • Piernas (parte interna)
    • Surcos nasogenianos (entre boca y nariz)

Los cuidados posteriores al tratamiento son mínimos. Algunos pacientes pueden sentir tenso el rostro después de la sesión o incluso tener un poco de enrojecimiento, sin embargo, estos síntomas se reducen en cuestión de días. 

Los hilos tensores están contraindicados para mujeres embarazadas o en lactancia, así como para personas con infecciones activas en la piel o que tienen alergia a los materiales de los hilos.

Comprueba los beneficios de los hilos tensores en Clínica Dermoestética

La aplicación de los hilos tensores debe ser realizada por profesionales en dermatología debidamente certificados en este tratamiento. En Clínica Dermoestética te ofrecemos la guía de nuestros médicos, quienes te asesorarán sobre el tratamiento adecuado para ti y resolverán todas tus dudas. Te invitamos a agendar una cita con nosotros.

Compartir:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Previous slide
Next slide

Artículos populares

Dermatología

Tratamientos